jueves, 27 de octubre de 2016

Mensajes de nuestra Señora Reina de la Paz de Medjugorje, B-Hr,



Mensaje del 25 de octubre 2016

“Queridos hijos! Hoy los invito: ¡oren por la paz! 
Dejen de lado el egoísmo y vivan los mensajes que les doy. 
Sin ellos no pueden cambiar su vida. 
Al vivir la oración, ustedes tendrán paz. 
Al vivir en paz, sentirán la necesidad de dar testimonio, porque descubrirán a Dios a quien ahora sienten distante. 
Por eso, hijitos, oren, oren, oren y permitan a Dios que entre en sus corazones.
Regresen al ayuno y a la confesión, a fin de que puedan vencer el mal en ustedes y en torno a ustedes. 
Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Mensaje Extraordinario del 21 de octubre 2016 dado a Iván

«También esta noche la Virgen vino alegre y feliz y, al inicio, nos saludó a todos con su saludo maternal:
“Alabado sea Jesús, queridos hijos míos”.
Después extendió sus manos y oró un tiempo prolongado sobre todos nosotros, de manera especial oró por los enfermos presentes. La Virgen dijo:
“Queridos hijos, también hoy, deseo invitarlos a la perseverancia en la oración. Oren, queridos hijos, por la paz.
Que la paz reine en los corazones de los hombres, ya que de un corazón en paz nace un mundo en paz. 
Gracias, queridos hijos, por haber respondido también hoy a mi llamado.”
A continuación, la Virgen nos bendijo a todos con su bendición maternal, y bendijo todo lo que ustedes han traído para que sea bendecido. Después yo los encomendé a todos ustedes, sus necesidades, sus familias y especialmente a los enfermos.
Luego la Virgen continuó orando un tiempo sobre todos nosotros y en esta oración se marchó, se marchó en el signo luminoso de la luz y de la cruz con su saludo:
“Vayan en paz, queridos hijos míos.”»

Mensajes de nuestra Señora Reina de la Paz de Medjugorje, B-Hr,



Mensaje del 25 de octubre 2016

“Queridos hijos! Hoy los invito: ¡oren por la paz! 
Dejen de lado el egoísmo y vivan los mensajes que les doy. 
Sin ellos no pueden cambiar su vida. 
Al vivir la oración, ustedes tendrán paz. 
Al vivir en paz, sentirán la necesidad de dar testimonio, porque descubrirán a Dios a quien ahora sienten distante. 
Por eso, hijitos, oren, oren, oren y permitan a Dios que entre en sus corazones.
Regresen al ayuno y a la confesión, a fin de que puedan vencer el mal en ustedes y en torno a ustedes. 
Gracias por haber respondido a mi llamado.”

Mensaje Extraordinario del 21 de octubre 2016 dado a Iván

«También esta noche la Virgen vino alegre y feliz y, al inicio, nos saludó a todos con su saludo maternal:
“Alabado sea Jesús, queridos hijos míos”.
Después extendió sus manos y oró un tiempo prolongado sobre todos nosotros, de manera especial oró por los enfermos presentes. La Virgen dijo:
“Queridos hijos, también hoy, deseo invitarlos a la perseverancia en la oración. Oren, queridos hijos, por la paz.
Que la paz reine en los corazones de los hombres, ya que de un corazón en paz nace un mundo en paz. 
Gracias, queridos hijos, por haber respondido también hoy a mi llamado.”
A continuación, la Virgen nos bendijo a todos con su bendición maternal, y bendijo todo lo que ustedes han traído para que sea bendecido. Después yo los encomendé a todos ustedes, sus necesidades, sus familias y especialmente a los enfermos.
Luego la Virgen continuó orando un tiempo sobre todos nosotros y en esta oración se marchó, se marchó en el signo luminoso de la luz y de la cruz con su saludo:
“Vayan en paz, queridos hijos míos.”»

miércoles, 19 de octubre de 2016

Aparición a Mirjana, 2 de octubre de 2016, Medjugorje, Bosnia-Herzegovina



Ultimo Mensaje,  2 de octubre de 2016 [O] - Aparición a Mirjana

Mirjana during an apparition
Queridos hijos, el Espíritu Santo, por el Padre Celestial, me ha hecho Madre, la Madre de Jesús y con esto, también vuestra Madre. Por eso vengo para escucharos, para abriros mis brazos maternos, para daros mi Corazón y para invitaros a permanecer conmigo. Porque desde lo alto de la Cruz mi Hijo os ha confiado a mí. Pero lamentablemente, muchos hijos míos no han conocido el amor de mi Hijo y muchos no desean conocerlo. ¡Oh hijos míos!, qué mal hacen aquellos que, para poder creer necesitan ver o razonar. Por eso hijos míos, apóstoles míos, en el silencio de vuestro corazón, escuchad la voz de mi Hijo, para que vuestro corazón sea Su morada, para que no sea un corazón oscuro ni triste, sino iluminado por la luz de mi Hijo. Con la fe buscad la esperanza, porque la fe es la vida del alma. Nuevamente os invito: orad. Orad para poder vivir la fe en humildad, en la paz del alma e iluminados por la luz. Hijos míos, no os esforcéis en comprenderlo todo de una vez, porque tampoco yo lo comprendía todo, sin embargo, he amado y he creído en las palabras divinas que mi Hijo decía, Él, que ha sido la primera luz y el origen de la redención. Apóstoles de mi amor, vosotros que oráis, que os sacrificáis, vosotros que amáis y no juzgáis, id y difundid la verdad: las palabras de mi Hijo, el Evangelio, porque vosotros sois el evangelio vivo, vosotros sois los rayos de la luz de mi Hijo. Mi Hijo y yo estaremos a vuestro lado, os alentaremos y os pondremos a prueba. Hijos míos, pedid siempre la bendición de aquellos, y solo de aquellos, cuyas manos ha bendecido mi Hijo, de sus pastores. ¡Os doy las gracias! 

Gracias Señora por tu infinito amor


Acompáñame siempre Madre mía, 
no me sueltes de tu mano, 
que sin Ti me perdería.

Gracias Señora hermosa, por tu infinita ternura, 
por la calidez de tu recibimiento y de tu despedida.
Señora mía en tu sencillez encuentro 
el Amor Inmenso de nuestro Padre Eterno
y es imposible dejar de sentir la brisa fresca del Espíritu Divino.

Gracias Madre mía, por esta invitación que me has hecho a este Tu Pueblo, María. Para enseñarme tus cálidas manos y el beso materno.
Gracias Mamita, contigo camino, ahora confiada, siguiendote a Ti, Lucero mío.






Mi cumpleaños con La Gospa - 25 de Septiembre 2016


Mensajes de Nuestra Señora

Mensaje, 25. septiembre 2016

“Queridos hijos! Hoy los invito a la oración. Que la oración sea vida para ustedes. Solamente así su corazón se llenará de paz y alegría. Dios estará cerca de ustedes, y ustedes lo sentirán en su corazón como un amigo. Hablarán con Él como con alguien que ya conocen e, hijitos, sentirán la necesidad de testimoniar, porque Jesús estará en vuestro corazón y ustedes estarán unidos en Él. Yo estoy con ustedes y los amo a todos con mi amor materno. Gracias por haber respondido a mi llamado."


Monte Podbrdo





http://www.medjugorje.hr

Al encuentro de la Gospa - 24 de septiembre

Mensaje,  2 de septiembre de 2016 [O] - Aparición a Mirjana

Queridos hijos, por voluntad de mi Hijo y por mi amor materno, vengo a vosotros, mis hijos, y especialmente por aquellos que no han conocido el amor de mi Hijo. A vosotros os doy mi amor materno y os traigo la bendición de mi Hijo. Vengo a vosotros que en mí pensáis, que me invocáis. ¿Tenéis corazones puros y abiertos? ¿Veis los dones, los signos de mi presencia y de mi amor? Hijos míos, en vuestra vida terrena, actuad siguiendo mi ejemplo. Mi vida ha sido dolor, silencio y una inmensa fe y confianza en el Padre Celestial. Nada sucede por casualidad: ni el dolor ni la alegría, ni el sufrimiento ni el amor. Todas estas son gracias que mi Hijo os da y que os conducen a la vida eterna. Mi Hijo pide de vosotros amor y oración en Él. Amar y orar en Él –y yo como Madre os lo enseñaré–, significa: orar en el silencio de vuestra alma, y no solo recitando con los labios. Este es el gesto más pequeño y hermoso que podéis realizar en nombre de mi Hijo: esto es paciencia, misericordia, aceptación del dolor y el sacrificio realizado por los otros. Hijos míos, mi Hijo os mira. Orad para que vosotros también podáis ver Su Rostro, para que este pueda ser revelado a vosotros. Hijos míos, yo os revelo la única y auténtica verdad; orad para que podáis comprenderla y para que podáis difundir el amor y la esperanza; para que podáis ser apóstoles de mi amor. De manera especial, mi Corazón materno ama a los pastores; orad por sus manos benditas. ¡Os doy las gracias! 




El Monte Križevac
Medjugorje, Bosnia-Herzegovina

Admirable es la fe de aquellos que sacrifican todo por acompañarte en Tu Dolor, por compartir contigo una pequeñísima parte de lo que tu sufriste por cada uno de nosotros, queriendo devolver alivio a Ti Mi Señor. 
Al subir este monte, mi hijo se admiró de ver a algunos que lo hacían con los pies descalzos. Y le comenté: "Imagina a Jesús cargando la Cruz, subiendo al Monte Golgota para ser crucificado. Así era el camino que tuvo que pasar nuestro Señor para morir. Además ya venía lastimado por todo lo que le habían hecho desde que lo apresaron. Golpes, latigazos, aventones, patadas, etc. ¿Puedes imaginarlo?
Guardó silencio... caminó a mi lado sorteando las piedras para no caer, continuamos subiendo bajo el rayo del sol de medio día.

¡Señor que cada pisada haya dejado en él una huella de Tu Amor, para Tu Infinita Gloria!



Al encuentro de La Gospa.

El cumpleaños que me festejó mi Madre del Cielo.

Septiembre 2016



23 de Septiembre de 2016, carretera de Split, Croacia a Medjugorje, Bosnia Hr.

La Gospa me ha extendido una invitación para mi cumpleaños, quiere que esté cerca de ella.
El día 23 de Septiembre rumbo a Medjugore. 
En su sencillez y su calidez me recibe con alegría, con ternura despliega una bienvenida que siento en mi corazón.


Este trayecto caminado hasta aquí, has guiado mis pasos Madre mía, con inmensa gratitud en mi corazón, te digo:  Señora, Madre nuestra, gracias por tu bondad, por tu gran amor a tus hijos, por tu paciencia, por tus enseñanzas. Gracias por guiar nuestros pasos, por llenar mi vida de tu amor y de tus consejos, tu educación. Gracias por interceder ante Dios para mi rescate. Por detener mis caídas y por ayudarme a levantar cuando así ocurrían. 
Gracias a Ti mis caminos se han allanado, gracias por tu protección. Madre mía, gracias por abrazarme y cobijarme siempre a Tu lado.
Aquí estoy Mamita, con mi hijo, tu hijo. Aquí lo traigo para que toques Jesús toque su corazón y sea transformado. Para que encuentre los tesoros del cielo y sea un hombre que en su vida refleje a Dios y sea un verdadero hijo Suyo.


Gracias Jesús, por tu gran amor, por tu entrega, por que con tu ejemplo de el Mas Grande Sacrificio para salvar a la humanidad, vas abriendo corazones y rescatando almas.  Gracias Señor de señores, Rey de reyes, el mas grande Amor que ha existido en la historia del Mundo entero. 





Medjugorje, Bosnia-Hersegovina 23 de Septiembre de 2016

Al encuentro de La Gospa.

El cumpleaños que me festejó mi Madre del Cielo.

Septiembre 2016



23 de Septiembre de 2016, carretera de Split, Croacia a Medjugorje, Bosnia Hr.

La Gospa me ha extendido una invitación para mi cumpleaños, quiere que esté cerca de ella.
El día 23 de Septiembre rumbo a Medjugore. 
En su sencillez y su calidez me recibe con alegría, con ternura despliega una bienvenida que siento en mi corazón.


Este trayecto caminado hasta aquí, has guiado mis pasos Madre mía, con inmensa gratitud en mi corazón, te digo:  Señora, Madre nuestra, gracias por tu bondad, por tu gran amor a tus hijos, por tu paciencia, por tus enseñanzas. Gracias por guiar nuestros pasos, por llenar mi vida de tu amor y de tus consejos, tu educación. Gracias por interceder ante Dios para mi rescate. Por detener mis caídas y por ayudarme a levantar cuando así ocurrían. 
Gracias a Ti mis caminos se han allanado, gracias por tu protección. Madre mía, gracias por abrazarme y cobijarme siempre a Tu lado.
Aquí estoy Mamita, con mi hijo, tu hijo. Aquí lo traigo para que toques Jesús toque su corazón y sea transformado. Para que encuentre los tesoros del cielo y sea un hombre que en su vida refleje a Dios y sea un verdadero hijo Suyo.


Gracias Jesús, por tu gran amor, por tu entrega, por que con tu ejemplo de el Mas Grande Sacrificio para salvar a la humanidad, vas abriendo corazones y rescatando almas.  Gracias Señor de señores, Rey de reyes, el mas grande Amor que ha existido en la historia del Mundo entero. 





Medjugorje, Bosnia-Hersegovina 23 de Septiembre de 2016

sábado, 30 de abril de 2016

¿Porqué los hombres no quieren creer en Mi Amor?

86. Tunez, en la Iglesia del Sagrado Corazón.
"¿Porque no quieren los homres creee en mi Amor? ¿Es que he sido malo con ellos? ¿ Acaso me vengué de alguien cuando vivi sobre la Tierra? ¿No he sido siempre todo Indulgencia y Perdón? ¿No me convertí todo Yo en Dolor por Amor a vosotros? ¿Porque los hombres no quieren creer en Mi Amor?





Gabriela Bossis

Gabriela Bossis es una actriz de mediados del siglo pasado. Alta, con el pelo rubio como el oro, activa, de paso flexible. Dicen que lo mejor era su sonrisa.
Era la menor de cuatro hermanos. Sensible, se asustaba con los juegos bruscos. Discreta. De su vida hay pocas anécdotas. Nunca hablaba de sí misma. Tuvo muy presente a Dios y contó siempre con Él. 

De pequeña, a veces se escondía dentro de un tapíz, enrollada como si fuera un rollo de primavera, en un cuarto, detrás de la cocina de su abuela. Y cuando la llamaban: –¡Gabriela! ¿Dónde estás? Ella pensaba para sus adentros: –Estoy con el Buen Dios.

Creció, y empezó a escribir obras de teatro, comedias preferentemente, y también poesía. Su primera obra de teatro se titulaba El encanto. Tuvo gran éxito. Viajó mucho como actriz. Estuvo en África, Italia, Bélgica, Argelia, Túnez, hasta en Palestina… Se ganó cierta fama, incluso pensó dedicarse al cine.


Se sentía –son palabras suyas– "juglar de Dios". De manera natural, representaba sus obras sabiendo que Dios era su público principal.


En uno de sus viajes, a Canadá, comenzó a escribir en el barco, un libro titulado Diálogos. Allí describe su oración con Dios en medio de un trabajo tan peculiar como ser actriz.


Era consciente de que, si quería, podía comunicarse en cualquier momento con Dios. El Señor le concedió, durante unos años de su vida, la gracia de escucharle con mucha claridad. Esas intervenciones del Señor iluminaban su vida, le tiraban para arriba. 

Te leo una de sus notas. Un día estaba en la estación esperando el tren. Y, estando así, mirando a la vía para ver si venía, el Señor le hizo entender: «Tú miras con fijeza en dirección por donde va a venir el tren. De igual manera, Yo tengo mis ojos fijos en ti, esperando que vengas a Mí».

Algo tan simple como esperar un tren, Dios lo convierte en un encuentro. Algo tan indiferente adquiere sentido. Eso hace la fe en las personas, te hace descubrir al Señor.


Otro día que estaría de bajón el Señor le hizo ver: Ofrécete a Mí tal como eres, sin esperar a estar contenta de ti misma. Únete a Mí en medio de tus mayores miserias (...) ¿quién te ama más que yo?